virreinato.inah.gob.mx
Inicio Exposiciones Temporales Jesuitas. Vida y Expulsión de Tepotzotlán

Jesuitas. Vida y Expulsión de Tepotzotlán

Exhibida del 23 de noviembre al 26 de abril del 2009

El Museo Nacional del Virreinato presentó una exposición que destaca, a través de una importante selección de objetos de colección y de la presentación de valiosos documentos virreinales, la relevancia de la Compañía de Jesús en la Nueva España y de manera muy especial en Tepotzotlán, privilegiando el periodo histórico de la expulsión y exilio de los jesuitas.

Con el lema “Ad Maioren Dei Gloriam” (A la mayor gloria de Dios) y con la aprobación del Papa Pablo III, la Compañía de Jesús fue fundada en París, Francia, por san Ignacio de Loyola y seis compañeros más, el 15 de agosto de 1534. El objetivo primordial de la Compañía de Jesús era la defensa de la Iglesia católica. Para ello, los siete fundadores realizaron votos de castidad, obediencia, pobreza y, sobre todo, de sumisión absoluta al Papa; voto que los diferenció del resto de las órdenes evangelizadoras.


La vida de los jesuitas era guiada por un conjunto de normas y principios que se encuentran plasmados en las Constituciones de la Compañía, redactadas por su fundador, san Ignacio de Loyola.

 
 

Las siglas IHS, tradicional monograma de la palabra Jesús, los tres clavos de la pasión en la parte inferior y una cruz en la parte superior, son los elementos que fueron adoptados por Ignacio de Loyola como símbolo y escudo de la Compañía.

Los jesuitas propusieron un sistema pedagógico completo y profundo de tipo humanista y renacentista que comprendía estudios de gramática, retórica, filosofía, teología, así como el conocimiento metódico de los pensadores griegos y latinos. Esto hizo posible que la Compañía de Jesús, durante el primer siglo de su existencia en Europa, fundara numerosos colegios, seminarios y cátedras en las facultades universitarias. Los colegios de la Compañía eran centros de enseñanza, de evangelización y de conformación social en la ciudad que los acogía, donde normalmente se contaba con un internado anexo.

El noviciado de la Compañía de Jesús tenía como propósito la formación de los jóvenes que ingresaban a la orden, siendo ésta de carácter tanto académico como religioso. En el México virreinal, el noviciado jesuita se encontraba en Tepotzotlán. Tras su llegada en el año de 1580 a este poblado, los jesuitas comenzaron a aprender náhuatl, mazahua y otomí, para así lograr la evangelización en las misiones, fundando también un colegio dedicado al estudio de lenguas.

Para el siglo XVIII, Tepotzotlán era uno de los centros educativos más importantes de la Nueva España y también uno de los colegios de la Compañía con mayor número de tierras, haciendas y ranchos. Esto facilitó que se embarcaran en el esfuerzo de facilitar una educación completamente gratuita, al tiempo que consolidaban un mayor apoyo económico a las misiones. 

 
CréditosWebmaster

 

Plaza Hidalgo 99, Bo. San Martín, Tepotzotlán, Estado de México,  México, CP 54600 Teléfonos. 5876-2770, 5876-0245, 5876-2770

MUSEO NACIONAL DEL VIRREINATO - ALGUNOS DERECHOS RESERVADOS © 2011