Cargando ...

México virreinal

Exposición Permanente

‌ 
Dentro del horario habitual del museo.

Esta exposición permanente describe las características más sobresalientes de la historia virreinal en México. Está integrada por veintidós salas, ubicadas en el claustro bajo de los aljibes y una parte del claustro alto de los naranjos. Con objetos diversos, como pintura, escultura, cerámica y textiles, la muestra abarca desde los antecedentes de la Conquista de México en 1521, hasta las primeras causas de descontento social que desembocaron en el movimiento insurgente de 1810.

La conquista

Las primeras salas muestran los hechos que precedieron a la conquista de México. Piezas prehispánicas exponen características de las civilizaciones de Mesoamérica y de los grupos que conformaron el árido norte. Se alude también a la situación de la península ibérica al momento del contacto con América.

Instrumentos de navegación y réplicas de embarcaciones utilizadas en aquella época explican las causas que hicieron posible la llegada de Cristóbal Colón a América, la experiencia de los primeros colonizadores en las Antillas y los avatares de las expediciones hacia el continente.

Armaduras y deidades prehispánicas evocan las condiciones de la guerra de conquista y, por último, un biombo enconchado, elaborado en el siglo XVIII, resume los últimos acontecimientos de la resistencia mexica y de la derrota de México-Tenochtitlán por el ejército de Hernán Cortés y sus aliados indígenas.

Primera sociedad virreinal

El recorrido continúa con la exposición de las principales características que permearon la vida de la primera sociedad novohispana después de la conquista militar. Aquí se reconocen algunos rasgos que formaron parte de esta época de cambios bruscos y definitivos para el futuro de México.

Una ambientación que evoca la llegada del gobierno virreinal y una maqueta de la construcción de un convento del siglo XVI destacan el establecimiento de un nuevo orden civil y religioso sobre los pueblos indígenas. Diversas piezas de herrería, orfebrería y cerámica aluden a la explotación de las riquezas naturales y de la mano de obra indígena en la introducción de nuevos cultivos y tecnologías como la minería, el ganado y la caña de azúcar.

Retratos de misioneros, objetos litúrgicos y facsimilares de vocabularios y catecismos revelan el proceso de la conquista espiritual, encabezado primero por las órdenes regulares y después por la iglesia secular. En este espacio se hace énfasis en el surgimiento de un mestizaje cultural, producto de la permanencia de prácticas prehispánicas y de la introducción de un nuevo pensamiento europeo.

Integración de la Nueva España

La historia del México virreinal prosigue con la etapa considerada de formación e integración de varios aspectos en la sociedad novohispana. Abarca desde las primeras décadas del siglo XVII hasta el último tercio del XVIII.

Oliveras, monedas y documentos gráficos de tratados sobre productos internos como la grana cochinilla, hacen hincapié en la creciente autonomía económica que adquirió el virreinato con relación a la metrópoli. El desarrollo de la hacienda como principal unidad de producción es ejemplificado con una maqueta que representa un patio de beneficio, utilizado por las haciendas mineras. Otros hechos como el acceso de los criollos a importantes puestos públicos, el creciente poder de la Iglesia y el papel de la Inquisición durante este periodo son expuestos mediante objetos de suntuosa factura.

Es en este periodo cuando pensadores novohispanos como Sor Juana Inés de la Cruz expresaron las aspiraciones de una nueva sociedad en busca de valores propios. Como parte de este proceso se admiran algunos de los logros estéticos en el campo de las artes con el auge del barroco y la relevancia de símbolos religiosos como el de la Virgen de Guadalupe.

Una recreación de la plaza mayor de la ciudad de México, en la que están presentes los distintos grupos que formaron parte de la sociedad novohispana a fines del siglo XVIII, ilustra el desarrollo del mestizaje entre indígenas, españoles y africanos que acentuó la diversidad cultural en la Nueva España.

Las Reformas Borbónicas y la crisis de la sociedad virreinal

Otros espacios de exhibición están destinados a la serie de transformaciones que, a partir de 1760, se sucedieron en la Nueva España culminando con el descontento generalizado de la sociedad y el inicio del conflicto en 1808. Pinturas, mobiliario y documentos gráficos exponen las consecuencias de las reformas impuestas durante el reinado de los Borbones y la llegada del visitador José de Gálvez a la Nueva España para reformar el control político y económico que la corona había perdido en épocas anteriores.

Las últimas salas de esta exposición aluden al impacto de las ideas de la Ilustración en la ciencia, la moda y el arte novohispano. Retratos de personajes ilustres, trajes y vestidos, piezas de cerámica y orfebrería dan testimonio de los cambios en este tiempo. Los temas que abordan estos espacios hacen hincapié en cómo la política borbónica desestabilizó el antiguo orden colonial y aumentó la crítica social, principalmente de los criollos desplazados por el nuevo régimen. Este descontento desembocó en la crisis y el inicio del movimiento insurgente de 1810 que culminó, once años más tarde, con la Independencia de México.

Crea tus colecciones

Regístrate para guardar tus obras favoritas.

Continuar con: