Cargando ...

Origen

La colección del Museo Nacional del Virreinato tiene un origen diverso; por una parte está el acervo que puede ser denominado como fondo de origen, es decir, aquellas piezas que se resguardaban en el inmueble antes de la inauguración del museo en 1964. A su vez, este fondo está compuesto por obras que dan cuenta de la historia del inmueble y sus diversos ocupantes: pinturas, esculturas, mobiliario y libros que pertenecieron al Colegio y Casa de Probación de Tepotzotlán (1580-1767), al Colegio Seminario de Tepotzotlán (1778-1870) y al Colegio de San Francisco Javier de Tepotzotlán (1870-1914) que conformaron el Museo Colonial (1918-1962), antecedente del actual museo.

En 1963 el Instituto Nacional de Antropología e Historia inició los trabajos de “restauración y museología” para acondicionar el inmueble como museo nacional. Con el fin de formar una colección “representativa” de la época virreinal, se integraron piezas provenientes de otros museos del INAH, como el Museo Nacional de Antropología, el Museo Nacional de Historia, el Museo de Arte Religioso, el Museo de la Zona Arqueológica de Teotihuacán y el Museo Histórico de Churubusco. Posterior a su inauguración, se incluyeron obras de la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia, del Museo de la Charrería y objetos rescatados por el Departamento de Salvamento Arqueológico del INAH en excavaciones realizadas en el centro histórico de la Ciudad de México, así como piezas decomisadas por la Procuraduría General de la República. Por último, algunas piezas fueron donadas por particulares.

De este modo, se constituyó un acervo compuesto por géneros diversos, como pintura, escultura, artes decorativas o suntuarias y libros que datan, principalmente, de los siglos XVI al XIX.

Ver Colección

Crea tus colecciones

Regístrate para guardar tus obras favoritas.

Continuar con: